portada

Un formato, el diseño de Arquitecturas Bis por Enric Satué, publicado en el último número de Arquitecturas Bis, número 52 en diciembre de 1985.

Siempre ha resultado un difícil empeño destacar un producto editorial en el que se invierta poco dinero. Pero en 1973, con un panorama de revistas de arquitectura internacional en pleno apogeo, la empresa parecía casi imposible. La única expectativa de éxito en la formalización de una nueva publicación independiente y con muy escasos recursos económicos consistía, por lo visto, en adoptar un planteamiento de diseño experimental y evitar con ello el más leve roce (es decir, semejanza) con las revistas ya acreditadas. La costumbre de disponer de un papel excelente, de una reproducción fotomecánica perfecta y de una impresión impecable para representar con la mayor dignidad posible las fotografías (espléndidas y progresivamente en color) de las obras de arquitectura contemporánea, era otra de las supuestas ventajas formales a las que Arquitecturas Bis debía forzosamente renunciar. pdf


<< Volver