Posts Tagged ‘O Alfarravista’

Las revistas de antes de las autonomías

Posted in Crítica de revistas, Números Sueltos on diciembre 12th, 2011 by admin – Be the first to comment

Las revistas plantean un mundo heterogéneo en el que el lector se descubre a sí mismo explorando facetas que no admitirá en público. Cada revista crea una geografía que transforma la realidad en experiencias iniciáticas. Cada título propone unos contenidos y se articula siguiendo los designios que un colectivo a veces tenía previstos. Y siempre sucede lo mismo. Se titubea en los primeros fascículos porque es necesario contar más de lo preciso, porque el equilibrio nace de la eclosión de mensajes, de la impertinencia de saber de antemano qué querrá el lector. Con el tiempo y tras el detenido análisis de la situación –que conlleva la necesaria asunción de culpas, la propensión a decir tacos y la determinación del enemigo (calibrando los límites de sus fuerzas)–, la revista encuentra un horizonte con una perspectiva, que podrá mudar o no, pero que servirá para alcanzar unos objetivos. Los lectores, muchas veces imbuidos en el mismo proceso sin ser conscientes de ello, vamos descubriendo poco a poco cuál va a ser la trayectoria de la publicación. Es evidente que todos aprendemos tras los errores asumidos. El que hace no sopesa, por mucho que quiera, ni los efectos colaterales ni el éxito que puede alcanzar. Lo que pareció un error en un momento dado puede ser un acierto pasados los años. El que lee no ve los condicionantes de la rebotica. Disfruta de sus contenidos o se siente agredido. La lectura de revistas es muy sufrida en un país poco dado a asumir la idea de pertenencia a un colectivo. read more »

La República de les Lletres

Posted in Crítica de revistas, Faximil Edicions Digitals, La República de les Lletres, Números Sueltos on octubre 28th, 2011 by admin – Be the first to comment

Calcule que va ser vora 2007, abans de traspassar José Saramago, que els portuguesos promogueren una enquesta en què es preguntava sobre la conveniència o no de muntar una mena de confederació ibèrica. Recorde que els nostres veïns, que sempre estan elaborant discursos al voltant del que significa la lusofonia, van considerar-hi que es tractava d’una idea excel·lent, i més del cinquanta per cent va votar-ne a favor. La notícia no va sorprendre a Saramago. Ell va defendre el conreu de la diferència com a essència de l’agermanament. Quanta més diversitat, millor lliga. Potser és una qüestió de maduresa, de comprendre que no podem establir uns criteris homogenis que eliminen les varietats. La defensa de la biodiversitat és un factor necessari que haurà de reconduir el discurs. Saramago vivia l’exili a Lanzarote, lluny de la terra que tant s’estimava. Amb una passió desmesurada, havia argumentat que una confederació ibèrica era una eixida natural perquè tots convisquérem en pau. No s’enganyeu; no estava disposat a perdre ni la llengua ni la cultura. Calia conservar-hi el patrimoni propi per poder estimar els altres. No recorde que es plantejara una iniciativa semblant –la de promoure una enquesta sobre la creació d’una confederació ibèrica– al regne d’Espanya, tot i que amb el menyspreu generalitzat amb què s’hi tracta allò que prové de Portugal, no m’estranyaria que poca gent n’estiguera a favor de la proposta. De contraris en trobaríeu un fum. Què li anem a fer! read more »